miércoles, 13 de febrero de 2008

Una historia...

Mi historia a tu lado no tiene dramas, ni novelas, no esta escrito sobre espinas, ni fue un camino pedregoso el que nos junto; el nuestro no fue un amor esquivo o ingrato, siempre fue y eso basto; ahora, no tiene relámpagos, ni rayos sincronizados con tus miradas, No hay vientos en cámara lenta que levanten tu cabello cuando caminas hacia mi, ni estrellas fugaces que mágicamente cruzaran por nuestras vidas para concedernos deseos eternos, no hay embrujos gitanos, formulas mágicas, ni amarres santeros, no, definitivamente no nos flecho cupido al pasar volando, en una típica travesura suya; ni nos bendijeron mil olimpos repletos de dioses, ni nos regalo una gracias un hada al pasar.

Mi historia a tu lado, se hizo nuestra historia con la misma delicadeza con la empieza el día, sin pedir permiso ni hacer ruido, con la constancia de muchas, muchísimas gotas que caen en el mismo sitio, con el correr de segundos y minutos y con los días que parecen horas y con los años que parecen días, nuestra historia se hizo realidad y fuerza no con el látigo del sufrimiento o la desesperación de la soledad, se hizo fuerte con la paciencia de los árboles mas altos, se hizo realidad con la certeza de un despertar profundo, nuestra historia que es tan corta, pero tiene tanto que contar, tanto que no sabríamos como empezar, tiene mucho de nosotros que podríamos apostar un cielo, que el que nos ve no nos entiende, y si tercos como somos intentáramos explicarnos, no nos crearían.

Mi historia contigo; nuestra historia, no tiene un final feliz, por que feliz a sido siempre, por que simplemente no tiene planes de acabar aun. Si parece ayer cuando la empezamos a hacer juntos, en una tarde de julio hace 17 años sentados en la banca de un parque y aun hoy seguimos haciéndola, ahora, en este mismo instante de la misma manera, casi sin darnos cuenta, sin hacer el menor esfuerzo. Si hay que resumirlo diré que amarte a ti, quererte y necesitarte; fue simple, consecuente y natural; como respirar; no lo decidí, no lo planee y no puedo dejar de hacerlo, fue como el caer en un sueño deseado, inevitable, suave, y tranquilizador.

Ahora que el espejo me grita que ya no soy a quel flaco pelucón que te iba a buscar en las tardes para salir a caminar, ni aquel zamarrón con el que sacrificabas horas de Universidad para compartir un yogurt helado y mil charlas; no , ya no soy ese, hoy solo soy lo que tu me ayudaste a ser y mientras estoy junto a ti no me importa para nada lo que el espejo o alguien mas tenga que decir; soy feliz de solo caminar contigo, de compartir una cena muy muy tarde en la noche, o unas canchitas en el cine, de ir a la playa medio sin ganas o de ver una re re re repetición un sábado en la noche o por que no de saltar a un total ascetismo para nada místico, cogiendo juntos un avión hacia donde nadie nos llama.

Juntos



Hoy, amiga, compañera, esposa mía, hoy que todos hablan del día del amor, solo recuerdo que para ti y para mi este día 14, como el día anterior, como muchos antes que este y seguro muchísimos mas después de hoy, con solo saberte a mi lado sabré que es un día mas en la historia de nuestro amor.

TQM :P

7 comentarios:

Patricia dijo...

Que romantico post y que lindo escribes! Felicidades y mucho amor para los 2!

Petisita dijo...

En serio que si, que lindo testamento Milhoritas, me parece la carta de amor mas real y honesta que he leido en mucho tiempo. felicidades a los dos en la vida, no solo hoy.

Fiore dijo...

que lindo!!

que sigan siendo muy felices :D

un bso

Jassy dijo...

yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
esta ves solo tengo que decir
clap clap clap!

El perro andaluz dijo...

Bien jugao. Muy lindo.
Un abrazo a ambos.

digler dijo...

aquella historia (su historia) es unica y maravillosa

felicidades para ambos

Acitsonga dijo...

¿Porqué no puedo ser así de romántica? Yo tengo el romanticismo de Al Bundy =(
Pero debajo de las espinas y del concreto armado, supongo que me late un corazoncito como el del Grinch.
Un abrazo y mis mejores deseos que tu historia sea siempre bella.