lunes, 22 de febrero de 2010

Sobre las orejas que asoman.

Como era de suponerse, en el tema que toqué en el post anterior se ha abierto una ventana al lado oscuro de la blogosfera/twitosfera peruana, especialmente en los sectores “jet set”, poniendo - gracias al cielo - al otro lado a los que estamos hartos de tanta figurita digital.

Y eso, por supuesto, no se debe a lo que yo haya dicho por que es evidente que en el arte de expresarme por escrito soy un mediano aprendiz. Hubieron personas mucho mas enteradas y articuladas que yo que han transmitido de mejor manera el mismo mensaje.

El video de LCB haciéndose la sorprendida victima de las actitudes sectarias de telefónica no es mas que otra de sus estrategias para llamar la atención. Y, claro, era esperable la "espontanea" reacción de la mancha de estrellas (“blogstars” que se hacen llamar), los niños dorados del “periodismo” digital, que salieron no a criticar a la empresa o sus practicas si no a blindar al denunciante cuando alguien mencionó que no se ve "elegante", por decirlo de algún modo, que se generen poseros debates de apedreo contra el competidor de la empresa que auspicia tu blog. Y, ups!!, si uno revisa un poquito, ve que los blindadores de la credibilidad de LCB también son auspiciados por la misma empresa (!!). Las sumas van cuadrando.

Hay un antecedente igualito que JCB ya armó antes contra el diario Correo y en el que ocurrió lo mismo que ahora, salvo el detalle del ataque al consultor. Ver acá y acá. En ese entonces pasó lo mismo: tiró la piedra y se hizo el sonso mientras la comparsa hacia bulla para levantar las visitas al blog y, claro, el adsense del mismo. Eso y hacer victima y figura al “denunciante”

Pero esta vez, no solo lo blindan contra los que opinan que no es ética su pose de denuncia fingida, sino que se lanzan todos en mancha contra el consultor de la empresa, cuya torpeza para hacer favores no solicitados debiera enseñarle una lección importante.

Es curioso cómo los complejos y envidias de la gente pueden trascender la realidad y filtrarse a estos ámbitos.

Yo, como muchos, soy un cansado testigo de la formación y maduración de un grupo de gente de barbitas a medio crecer, con colitas a lo brichero, que con el cigarro en la boca ensayan para las groupies poses a lo Julio Cortázar y que, además, son asiduos organizadores, apoyadores, premiadores y premiados de eventos que, en su mayoría, son auspiciados casualmente por la empresa protagonista en el baile, por ellos mismos, o por sus “patas”. Muchos de ellos metidos en este nuevo afán de figurar.

Esta practica, más allá de resultar patética, no tiene nada de malo y les ha permitido fácilmente formar una legión de borregos que les creen a ciegas. Todos ellos en su mayoría "wannabes" y uno que otro despistado. Este simple ejercicio de ego los ha convertido en lideres “digitales” de opinión y son ahora los pontífices sin religión ni templo que igual te dan sermones sobre lo que sea pero nunca se mojan ni comprometen con nada (una mierda buena onda, como dirían Los Prisioneros). Ellos, consientes de que son los que marcan la agenda, hacen y dicen lo que quieren. Claro, si alguien los critica; atacan en mancha y lo desacreditan de la manera mas incansable posible.

Al consultor de telefónica, que a la sazón se llama Juan Carlos Lujan, le han dicho troll, noob, falsificador, improvisado, mal periodista, ignorante, zaino, desleal, casi delincuente y una larga cadena de adjetivos más. Todos tienen como objetivo caricaturizar a la persona para desacreditar sus opiniones y ver si alguno de los “superamigos” se queda con el puesto que él ahora tiene.

No pretendo hacer defensa de las calidades personales de JCL por que no me toca, pero dudo que necesite defensa alguna; tal vez un seminario de carisma si sea urgente :). Pero profesionalmente solo diré que no creo que alguien que por quince años ha sido el jefe de redacción web de El Comercio, cronista de la sección internacional, editor de la pagina de Mundo de El comercio, editor de la sección "Vida y Futuro" de El Comercio, catedrático en varias universidades y que trabaja como consultor para algunas de las empresas mas importantes del Perú y entidades del gobierno en temas de Internet, “redes sociales” y TLC, sea noob o un improvisado. Más aun si lo dice un grupo de veinteañeros-treintones que su máximo logro en redes sociales ha sido conseguir, en una “reuna bloguera” o en facebook, a la enamorada con la que salen o quizás el hecho de tener la suerte de que, en algunas redacciones o facultades (sólo algunas), los “dinosaurios” crean que renovarse es nombrar “periodista digital” a todo aquel que tenga blog, que no balbucee y que tenga club de fans, Que creen que ese epíteto sea currículo suficiente para que puedan insultar, difamar y ensuciar a quien se les de la gana sin consecuencia alguna.

Y lo digo por que cansa y aburre, hasta el vómito, reconocer detrás de estas “denuncias” el afán figuretti de algunos. Y cansa más aun cuando, tras el sermoneo de principios morales/digitales, terminan asomando las orejas largas de la mismas revanchas, venganzas y celos que (ojala) alguien pudiera llamar "profesionales".

¿Por que no se dejan un poco de joder y ponen los pies en la tierra?

Gracias.

PD: Este blog y su autor se sienten deprimidos casi hasta el suicidio por que hemos sido mencionados y enlazados desde la columna del autor de la "MEGA FAMOSA" pagina de Utero.pe. Por favor, Señor Ocram, no lo vuelva hacer, ni cagando. En este blog no hay publicidad y no nos interesa tenerla, así podemos decir lo que nos da la gana SIEMPRE. A cualquiera.

No le debemos favores a nadie y no tenemos afán de conseguir cueritos, ni cachuelos así que la fama “digital” no nos interesa. Si salimos del silencio, cambiamos el tema del blog y levantamos la voz fue por que detectamos hipocresía y dobles intenciones y los twitts y posts de otras personas sobre el tema así lo han confirmado.

Orgullosamente, no soy periodista y menos “digital”. No soy un anónimo pero solo mis cercanos conocen mi nombre. Los que no, me llaman Milhoras.

Aclarado eso, le vuelvo a pedir me haga el favor de no referirse a mi, repito, NI CAGANDO.

:P

No hay comentarios: