martes, 2 de agosto de 2011

Picoteando información, saboteando conocimiento

Al llegar al fondo del vaso las cosas siempre parecen mejores de lo que son, los raciocinios tienden a hacerse mas fáciles y las respuestas esquivas suelen tener inesperadas apariciones furtivas.

El desarrollo de sitios web; por años y años ha sido vista por los analistas de sistemas, programadores y jefes de proyecto, como un oficio menor, como si a un ingeniero de la NASA le contaras que tienes problemas con tu bicicleta. y es que, lo que involucra el desarrollo web, no es complicado; si lo comparamos con un sistema bancario, o un sistema de ordenes, o un sistema de reconocimiento facial. ¿Entonces por que es tan difícil? ¿ por que se falla tanto? ¿por que se pierden enormes cantidades de dinero?

Yo como algunos de Uds., que todavía me leen podremos tener diferentes interpretaciones al tema, y seguramente diferentes respuestas, pero habiendo estado involucrado durante algún tiempo en ese proceso, mi juicio podría no ser el mas imparcial del mundo.

Así que en afán de reflexión busco mejores mentes y diferentes criterios,  y con eso en mente paso el tiempo viendo un poco de televisión, leyendo un poco los diarios y revisando blogs de personas claras al pensar, y  pude extraer esta respuesta mía, que les comparto; empecemos.

En un noticiero matutino, con animo mas de burla que de denuncia, una reportera va preguntando por la calle a todo ciudadano de pie, la fecha de la independencia del Perú; e inevitablemente el peatón termina humillado por el tamaño de su ignorancia, les pregunta, escudo en mano, el nombre de los elementos que están representados ahí, y lo mismo, nadie sabe; les pregunta por una estrofa del himno nacional, diferente a la primera;  nada, por el nombre del primer presidente del país, nada; les pregunta colonia de que país fuimos, nada; el nombre del hombre que nos libero, y en el colmo de la audacia un joven (25, 28 años) responde sin dudar San Martin de Porres !!. Somos unas bestias!!

En una columna periodística, el novel de literatura 2010 Mario Vargas Llosa, dice que internet favorece el embrutecimiento de la gente, por que favorece “el picoteo de la información”,”mientras mas inteligente sea nuestro ordenador, mas brutos seremos” dice y expone que internet y las redes sociales nos empujan a “pensar como monos”. razones y motivos no le faltan, puede no ser un genio político, pero el hombre sabe.

En su blog Diego Peralta,  periodista y docente universitario dice, en respuesta al articulo del literato, que no estamos frente a una revolución digital, si no a una mutación, la gente esta dejando la erudición para ser parte de un conocimiento global y colectivo, que los señores como MVLL, hijos y padres de un conocimiento escrito e impreso hacen bien en temer al “nativo digital” y lo expone en verdad y con claridad de argumentos.

Y yo regreso a mi pregunta original ¿por que los proyectos web fallan? ¿por que se hace tan difícil, coordinar, planificar, estructurar, desarrollar y mantener estos proyectos?

Encuentro mi respuesta  en la mescla de estos tres episodios; existe el concepto muy peruano, (no se si latinoamericano) de que no es necesario ser un experto o un profesional para hacer cosas, tenemos la costumbre de improvisar, de lidiar con el problema cuando este se presente, no planeamos, no planificamos y en ese continuo juego del azar que hacemos de nuestras vidas, profesiones y oficios, es lógico que cualquiera se crea con derecho a improvisar sobre cualquier tema. Es así que tenemos, publicistas haciendo de analistas  de información, periodistas catalogando metodologías de desarrollo de sistemas, programadores haciendo de jefes de  proyecto, y lideres sin liderazgo, pero todos ellos con mucha “criollada” que es el termino elegante para nombrar la habilidad que se tiene para eludir los problemas, no solucionándolos, si no pasándolos a otro, tenemos el concepto que para ser experto en algún tema, no necesitas saber todo sobre ese tema, no! con “googlear” un poco basta o  que solo tienes que ser lo suficientemente pendejo, como para deshacerte del problema o echarle la culpa a otro, que, con mas recursos, mas tiempo o mas conocimientos eventualmente lo resolverá.

Y habiendo sido parte de una organización importante, durante mucho tiempo he visto ese comportamiento en varios niveles de la organización, y cuando se quiere eliminar ese comportamiento, inevitablemente se tropieza con el factor dinero, que hace que en lugar de un profesional que se dedique a hacer lo suyo y lo haga bien, se contrata a un pendejo, que al no saber hacer lo suyo, buscara justificar su existencia, entrometiéndose en muchos temas diferentes, generando ruido, confusión, contraordenes y al final el caos; e inevitablemente el final del proyecto.

y como ese comportamiento es generalizado, el ciclo se repetirá una y otra vez, por que las organizaciones como las personas; si no planifican sus éxitos, no aprenden de sus errores.

¿será por eso que tenemos maquilladores, haciendo cirugías, analfabetas fungiendo de magistrados, hippies-anarquistas haciendo de alcaldes, profesores haciendo de taxistas, y  soldados como estadistas? por eso ya no sorprende que la gente no sepa cosas de cultura general, si llegado el momento lo importante es que sabrá salir del apuro de alguna manera.

Lengua fuera

lunes, 18 de julio de 2011

La receta mas sencilla

Desde que somos niños, somos enseñados, concientizados, casi obligados a ser exitosos; y en nuestro afán por llenar ese molde de perfección que nos dicen es el secreto de la felicidad y la razón de la vida de un ser humano, las personas siguen dos caminos, el primero,  por ser el mas serio, aunque también el mas largo y el mas difícil es la opción de inicio de casi todos, y es también el primer Knock out técnico de muchos, que se retiran del azaroso mundo del estudio constante, el perfeccionamiento perpetuo y la paranoia de las nuevas generaciones, que indefectiblemente vienen con lo que te fue difícil de aprender ya tatuado en su ADN.

Y muchos de los que siguen por ese camino  de esfuerzo encuentran que entre tanto estudio, trabajo y perfeccionamiento, el éxito todavía les es esquivo por que están tan ocupados “siendo mejores, mas rápidos, mas eficientes” que se olvidan de publicitar sus logros, vender sus goles, “reventarse cohetes” y para cuando sus logros son reconocidos ellos están exhaustos, aburridos y pensando que abrir una bodega de abarrotes no es mala idea.

Y ven con envidia y asombro el otro camino, la segunda opción,  el camino del pendejo, ese camino que no te obliga  a matarse por estudiar nada para ser un experto en todo, aquel que te permite, aprendiendo 3 o 4 palabras en ingles, encantar a gerentes y jefes igual de improvisados; Claro! tu los has visto! es el tipo o tipa clásico que habiendo estudiado publicidad, resulta siendo el experto en tendencias tecnológicas, o aquel escritor que nunca escribió mas que el horóscopo, y que  teniendo como mayor virtud su habilidad  de soltar carajos, mientras sonríe, piensa que puede cuestionar, vetar o recomendar  metologías de trabajo científico, solo por que no puede pronunciar el nombre en Ingles.

La receta mas sencilla para ganar reconocimiento, es esa; el hacer cualquier cosa que medio funcione y decirles a todos que acabamos de salvar el mundo; créame siempre habrá algún idiota que lo crea, ¿y por que? por que la mayoría vive improvisando, fingiendo que sabe, creyendo que nadie se da cuenta o simplemente les importa poco, lo que hagas mientras “el de arriba no joda”.

Lo triste de esta receta es que es buena hasta que se topa con las métricas duras de la realidad (tiempo, co$to,oportunidad), aquellas a las que no les puedes explicar de coyunturas “especificas” o de realidades “diferentes” y es ahí cuando el negocio acaba.

Si quieres ser conocido, ya tienes la receta, si quieres ser bueno, convéncete que el camino no solo es difícil, también es ingrato y el anonimato te acompañara, gran parte de tu camino.

viernes, 15 de julio de 2011

El asentador de cabeza

Hace mucho tiempo, cuando comenzaba a “hacer” mi carrera, empecé como todos pagando derecho de piso; y lo hice como operador de sistemas,  en mi carrera a diferencia de otras, cuando eres bueno en algo, no te promueven al siguiente nivel; simplemente te conviertes en confiable y de ahí no te mueves; entonces te toca además de ser bueno y confiable; hacer otras cosas, demostrar ambición y pro actividad, mostrar eso que uno de mis muchos jefes llamaba “ojo de tigre” que no es otra cosa que las ganas de comerte al mundo, aunque te cueste dormir poco o nada y hacer y resolver todo lo que se te ponga al frente y mas; todo  con la esperanza de que te noten, de que alguien se de cuenta y te den la oportunidad.

En fin me costo mucho llegar a ser programador y en los días mas agrios de mi etapa de programador, junto con otro gran programador al que llamare el Señor Chonny, hicimos MARAVILLAS para una de las empresas que tuvo la suerte de tenernos como trabajadores, yo por convicción no solía buscarle tres pies al gato, a lo que me pedían, por que partimos  de la premisa que el “jefe” sabe lo que hace, por eso el jefe no?.

En fin El Señor Chonny,  que suele tener las palabras justas siempre; después de una sesión de programación que duro 4 días y noches seguidos y  termino casi al amanecer de un día sábado, me dijo tras  una pitada a su cigarro: – “trabajamos así por que el jefe es un asentador de cabeza, un pobre tipo que no tiene el coraje de defender a su gente y que tiene temor de contradecir a sus superiores”- y si pues; el señor tenia la soberana costumbre de aceptar todo lo que le pidieran y jamás, de los jamases, diría que en este momento no se puede, no hay gente, no hay tiempo, no hay recursos, no hay equipo. él simplemente asentaría la cabeza a todo lo que le pidieran, perrito-que-muve-cabeza-estilo-3-634314587572421019nos lo encargaría y se aseguraría de arengarnos o amenazarnos antes de irse a su casa a dormir; sin importar si estabas enfermo, si era el cumpleaños de tu mamá o navidad; si tenias que programar en una computadora cuyo uso practico sería de tranca de puerta y no de estación de trabajo;  y yo me prometí a mi mismo que si alguna vez llegaba a ser jefe, defendería y entendería a mi equipo, yo no  pelaría los dientes y asentaría la cabeza como esos muñecos de taxi.

Entendí  que la lealtad dentro de  un equipo de trabajo tiene que empezar de arriba hacia abajo y no al revés; que si tuviera que discutir con mi jefe por ellos, lo  haría;  que cuando le pida un esfuerzo extra a mi equipo, seria por que yo como jefe ya les había dado todo lo que  debía, si les pedía quedarse, me quedaría con ellos, si les exigía también los recompensaría, que no los obligaría a hacer algo que yo no pudiera hacer; que los reconocimientos que el grupo obtuviera le llegarían a ellos, y no me los quedaría yo; por que son ellos los que hacen y consiguen, los jefes NO!.

Todo eso lo aprendí pagando derecho de piso, recorriendo el camino y tuve la convicción de no olvidarlo a pesar de los años y los elogios; decidí y me obligue a formar buenos grupos de trabajo y buenos profesionales, los proyectos? salieron solos y siempre salieron buenos por que la gente lo hacia con convicción con comodidad por que sabían que si fallaban yo los respaldaría y si acertaban todos lo sabrían.

Esa es la definición del asentador de cabeza, cualquier parecido con alguna realidad, es una verdadera lastima.

jueves, 3 de marzo de 2011

Ciclo cumplido

La mayoría de las personas tiene la idea de un ciclo cumplido es el momento en que ya no puedes hacer mas de lo que  ya has echo; razones tendrán para pensar así y no es mi intención corregir ni enmendar.

Pero para mi un ciclo cumplido es un periodo de tiempo corto o largo en el que te encuentras en la misma situación que al inicio de ese periodo de tiempo.

En términos reales dos situaciones nunca son exactamente iguales, pero para términos prácticos ( y para que mi post parezca que tiene sentido) diré si!, que acabo de cumplir un ciclo.

Ahora hay poco que yo tenga que ver en la forma en la que las cosas se dan, últimamente las cosas solo pasan, y van de banda en banda que ya no se si alegrarme o apenarme, así que simplemente las asumo conforme vienen, con la mejor cara y animo  que puedo.

Así pues, he regresado a mi antigua oficina, a mi antigua responsabilidad y a mi antiguo cargo; por que deje de estar?, nunca lo sabré, por que regrese? tampoco esta muy claro en mi entender; mi actitud hacia el trabajo siempre ha sido la misma y hacia mis compañeros también. así que deben haber variables que desconozco que me llevan de aquí pa’lla.

Del trabajo en general he aprendido una sola cosa: la autoridad para liderar te la da el jefe; el respeto de tus compañeros te lo ganas tu. eso aprendí chambeando acá; lo del esfuerzo, honestidad  y dedicación me lo enseñaron mis viejos y con esas cosas voy pa’lante.

aaaah el hígado es ingrediente mío, y creo que también ayuda ser renegón, pero nunca faltoso.

por ahí nos veremos, en alguna vuelta de esta vida y espero que todo sea éxitos para todos.

 

:P

lunes, 21 de febrero de 2011

¿que será?

Si algo tiene cuernos de toro, patas de toro, cola de toro y ademas hace muuu, entonces no hay que se muy listo que digamos para deducir de que se trata el tema verdad?

Pues asi de obvio resultan los planes de intriga de ciertas personas que tienen un discurso de frente y otro cuando estamos de espaldas.

Igual de obvio suele ser el juego del resentido/victima total, cuando de lo que se trata es de salir con alguna travesura por otro lado.

El mundo es un pañuelito y si vamos a jugar a hacernos los interesantes, mejor juguemos bien, no vaya ser que en una de esas terminemos haciendo parrillada, pero del lado de la carne.

Alas y buen viento, claro; pero también honestidad y sinceridad.

Trabajar es un asunto serio, trabajar con segundas intenciones es complicado pretender que eso pase desapercibido es imposible.

 

:P

otra vez al principio

Últimamente mis días en la oficina no pasan de ser de un tedio absoluto, lo cual me da tiempo de revisar a ojo de pájaro algunas cosas de las que siempre me han llamado la atención pero a las que nunca he podido dedicarme por completo; están por ahí los chismes tecnológicos, que si tal fabricante hizo cual cosa, y si cual cosa se hizo aun mas miniaturizada, que si tal marca, compro a la otra, que si la tecnología en la que tu creías ser bueno, dejo de ser utilizada por el mundo racional, etc. todas aquellas delicias que de alguna manera suelen llamarme la atención.

También esta la lectura de blogs amigos y no tan amigos, esta afición es relativamente nueva por que aunque soy un bloguero desde el 2004, ese lapso de tiempo es diminuto si comparamos el tiempo que vengo siendo aficionado a las computadoras o a mi equipo de futbol o a los video juegos, o a eso tan morboso y apasionando como es la aplicación de la investigación deductiva en el rastreo de antiguos amigos, amigas; vecinos recurrentes en la mansión de mis recuerdos queridos.

así que de vez en cuando entro al Reader a ver cual de mis antiguos contactos a dado muestras de salir del coma, y me encontré esta semana con dos de mis antiguos favoritos que escribieron algo.

La verdad no importa mucho lo que escriban lo que me encanta es el desenfado que tienen para ser ellos, la capacidad de mostrarse como son en 50 palabras o menos y la agradable sensación que dejan en el pecho después de haberlos leído.

Sera motivo entonces para que yo también retome mi costumbre de tratar de explicarme en 50 palabras o menos cada vez que a mi mente lleguen en estampida ideas o pensamientos que de tanto llegar juntos no terminan por salir

 

:P