lunes, 28 de enero de 2008

Recuerdos de cosas Imposibles

La semana pasada, mi ultima semana de vacaciones luego de regresar de mi experiencia Europea, y decidido a disfrutar hasta el ultimo día de mis vacaciones; me fui al Cusco, un sitio donde siempre puede uno llegar y sentirse maravillado por lo bello que es, por la calidez de su gente, por sus inalterables callecitas de piedra, sus jadeantes y crueles subidas y sus resbalosas y tan clásicas bajadas y por supuesto sus noches de juerga diferente; donde la fiesta se hace sola y dura todo lo que el cuerpo resista.

Me fui a descansar del papel de turista, a reponer fuerzas para el trabajo y a ver a gente a la que siempre extraño. además fui con la secreta misión de ordenar mi cabeza, pasar un poco de "trapo" a la azotea y colocar las cosas en su lugar.

He vuelto muy recargado de energías, feliz con una ciudad que como las piedras contagia serenidad y calma, que tiene una forma de ser que no cambia su esencia; aunque por ahí la gente que llego para quedarse hace pequeños rasguños en su forma de ser. Encandilado por las lluvias que llegan avisando solo a los que saben leer en los cielos los rastros de su travesura, y sorprendiéndonos al resto con gotas largas y gordas que pueden vaciar en 30 segundos una plaza de armas repleta de infieles. Feliz por el aire puro, por el sol serrano tan acogedor por los amigos que dejan un poco su vida para darte la bienvenida por millonésima vez.

Estoy tranquilo conmigo mismo, en paz con mi gente y con ganas de seguir para adelante. En este pequeño paseo de tranquilidad reencontré personas entrañables y eche de menos a gente ausente, es que hay personas que identifican lugares, y lugares que pierden mucho si en ellas no están ciertas personas, personas que uno quiere y extraña por magia, por convicción o por defecto. Por que aunque el sitio esta igual de vivo, se siente como que le falta una presencia, una sonrisa, una palabra. Es que es lógico; si todo siempre esta cambiando y la gente también va y viene, no siempre podemos estar juntos; lo maravilloso de la vida es que a veces las personas y los lugares coinciden y se forman esos mágicos momentos que después nos acompañan y que hacen detalles en los cuales vivimos por siempre.

Después de caminar mucho recogiendo y dejando pasos en la ciudad, para mi alegría, aun después de tanto tiempo, encontré cosas que aun no conocía. Entendí dolorosamente que entre el folklore de la gente y su informalidad, que justifica toda nuestra mediocridad, esa linda ciudad y con mayor razón mi país; no tienen solución fácil ni pronta a la involución social que vive.

Pero procuré no deprimirme en eso, disfrute al máximo de mi estadía, y descubrí que a pesar de lo que uno preferiría sentir o querer; tu lugar, tu sitio, no es donde viven tus recuerdos, tu sitio es donde estas y tu alegría es la gente que esta contigo, que es y será siempre mas importante que los recuerdos; los recuerdos, bellos e imborrables esperaran a que las extrañas coincidencias que tiene la vida, alguna vez, si hay suerte; te vuelvan a juntar en sitios tan especiales y con gente tan maravillosa. y en un dejavu de aquellos logremos robarle a la vida mas alegrías.

¿Volvere? no lo sé, seguramente no por un largo tiempo, el pasado no siempre es un lugar grato para frecuentar, pero almenos yo no puedo ir muy lejos si no doy una miradita atras.

Así que, con el titulo de una canción que alguna vez juzgue cruelmente, aprovecho para expresar todo lo que viví en esa semana. Por que estoy lleno de recuerdos de cosas que jamás pasaron.

:P

7 comentarios:

Dragón del 96 dijo...

Vaya, si que las vacaciones duraron mucho, es bueno y mas cuando has disfrutado de todo lo que mencionas... salvo por las cosas que uno ve y que queire mejorar... pero lo importante es que la pasaste chevere.

Slaudos.

Fiore dijo...

Disfruta todo lo que puedas de la vida y sigue adelante

un bso

Acitsonga dijo...

Qué envidia que tus viajes sean tan pajas, los míos siempre terminan en bochinche =(
Pero viéndolo por el lado amable es bacán conocer sitios nuevos y llenarse de recuerdos ¿verdad?
Por lo que cuentas estás con las baterías llenas de energía, trata que la chamba no te las descargue.

RacuRock dijo...

y que paso en europa?

Patricia dijo...

Las calles del Cusco son preciosas. Me quedo maravillada y orgullosisima de tantas construcciones incas qeu aun siguen en pie.

Mafa dijo...

"Por que aunque el sitio esta igual de vivo, se siente como que le falta una presencia, una sonrisa, una palabra."
Tienes mucha razón, esa parte te quedo muy sincera y linda.
Un abrazo

El perro andaluz dijo...

No te andaste con chiquitas en estas vacaciones. Bien por ello.